Navegador desactualizado!¡Estás usando un navegador desactualizado!
Su navegador no está actualizado, por lo que podría estar expuesto a amenazas informáticas. Adicionalmente algunas características de este sitio web no serán mostradas. Para obtener la mejor experiencia de navegación le recomendamos actualizar a una nueva versión o elegir otro navegador.
seguinos en
Sucedió el “Laburatorio” en La Fábrica
Publicado por Vanesa Spagnuolo el 06.11.2018 - 13:25 hs.

Sucedió el “Laburatorio” en La Fábrica

Lo que fue
InicioLo que fueSucedió el “Laburatorio” en La Fábrica
Tamaño del textoAumentar el tamaño del textoReducir el tamaño del texto

El tercer y último “Laburatorio” del año se llevó el jueves 8 de noviembre a las 20:30hs., en Sala La Fábrica (Pinto 390). Con la organización a cargo de la Secretaría de Extensión de La Facultad de Arte, la Incubadora de Arte SustentArte y la coordinación general de Pepo Sanzano, se presentaron diversos números artísticos frente a una sala llena y con ganas de conocer nuevas propuestas.

Compartimos un detallado relato del evento: 

Y se fue el último y explotó.

La convocatoria a los artistas para armar la secuencia de números y arreglar luces con el Flaco Matías, operador y Dios del Olimpo en la cabina de la Fábrica; y el técnico de sonido obligado (gracias) Sebastián Irigaray (que tuvo la mala idea de llegar temprano y ser puesto a dedo en ese rol) es una hora antes del arranque. Todos, todos llegaron puntualísimo y empezaron sus caldeos, preparaciones, maquillajes y vestuarios. Ya estaba el clima raro, si raro es que haya fiesta un jueves a las 8 y media de la noche.

Ultima charla para arreglar las últimas cosas y quedar en claro que el espíritu del Laburatorio es ese… el laboratorio de laburo. Todos los artistas esperan en la platea, con el público y salen a actuar desde ahí. Porque una de las cosas fundamentales es que nos juntamos para vernos y para disfrutar de lo que hacemos, por eso los artistas reciben al público en medio de aplausos y gritos. Ya arrancó.

Y de primer número MAITENA MARASCHIN BOLZONI Y AGUSTINA PUCHETA hacen una escena de interpretación 2. Viajeras. Resbalan por el piso de la fábrica. Pura energía y entrega. Arrancó y bien. Las siguen VANESA PERALTA JUNTO CON EL CORO“SEÑAS DEL ALMA” y fue uno de esos momentos que te quedan lindos en el alma. Poder incluir en el Laburatorio cosas distintas, artistas de diferentes lugares, que quede claro que todos y todas están invitados. Después el turno de un grupo independiente, el GRUPO TODO ES TUYO (INTEGRADO POR ANITA LUQUEZ- egresada de la facultad- Y MAXI AGUILERA). Luego JOSEFINA EQUIZA Y ORIANA LABOURDETTE hicieron “HAROLD” una escena de interpretación 2 que a decir de ellas mismas “nos había gustado hacerla para la cátedra y nos quedamos re manija”. Para eso también existe este espacio. Claro que sí.

Y llegó JOSEFINA LOUSTAUNAU que trajo a Rufina, su personaje Clown. Un número que mezcló humor, ternura, reflexión, emoción. Ovación del público que coreaba su nombre. Una mitad de espectáculo que te peinó para atrás y con gomina. Tenemos que pedir que la gente se junte más, que hagan espacio porque hay muchos afuera. Explotó. Ya dije. Explotó.

OSCAR LARREGAIN presentó WANGULEN, junto a APARICIO CORDERO en cajón y BAUTISTA TOBARES en guitarra. Wangulen, es un espíritu femenino de la mitología mapuche que quiere decir estrella, un número corporal improvisado en patines. 2 músicos y Osky. Excelente.

Y el Laburatorio también es espacio de defensa del arte callejero que no es delito. Y para representar al CAIA (colectivo de artistas independientes autoconvocados) llega FELIPE IRIGOYEN, con su personaje KATRASCA. Y la fiesta se multiplica y revienta. Un número de equilibrio y malabares impecable, con un cierre con un texto en defensa del arte callejero que pone al público a aplaudir de pie. Y seguido a él JUAN TORRENS que fue el número sorpresa de la noche. Nos regala una canción suya. Nos gana. Juan siempre te gana.

Y para el cierre una de esas cosas mágicas que pasan en el Laburatorio. LOS MABELOS (grupo de humor integrado por NACHO ANSA, MARIANO ROTOLO Y NICO MAZZA) re debutan y lo hacen precisamente acá. El Laburatorio les dio “la manija” para re encontrarse y volver al escenario y a armar un nuevo espectáculo. Más grandes, más precisos, más maduros y mejores actores los tres. Risa y emoción en el cierre.

Explotó. El último del año y explotó. Y como es también espacio de dignificación del trabajo artístico, discurso de pasada de gorra. Y se ve que va entrando la costumbre de pagar dignamente por un espectáculo digno. Buena, muy buena gorra. “Justo tuve que pagar el gas” dijo uno de los artistas. Explotó. Se instaló el Laburatorio. Hasta el año que viene.

Pedro “Pepo” Sanzano

Compartir artículo en redes sociales