Navegador desactualizado!¡Estás usando un navegador desactualizado!
Su navegador no está actualizado, por lo que podría estar expuesto a amenazas informáticas. Adicionalmente algunas características de este sitio web no serán mostradas. Para obtener la mejor experiencia de navegación le recomendamos actualizar a una nueva versión o elegir otro navegador.
InicioCatálogoLibrosTeatro | ObrasLa puerta. Mírame… ¡soy actriz!
Tamaño del texto
615 | M862.44 C387
La puerta. Mírame… ¡soy actriz!
Disponible en sala
0

No me gustaMe gusta (Sin votos)
Loading...
La puerta. Mírame… ¡soy actriz!
AÑO
2000
PAÍS DE ORIGEN
Distrito Federal, México
EDITORIAL O ENTIDAD EDITORA
Escenología
PÁGINAS
119
INCORPORADO AL CATÁLOGO
09.05.2019
CONSULTAS
35

MÁS INFORMACIÓN...

Construida con rigurosa unidad de tiempo, espacio y acción, en un calibrado desarrollo de planteamiento, desarrollo (que alcanza un clímax) y desenlace, La puerta ensambla un estudio de caracteres, que alternan la función de protagonistas y fluyen como dos brillantes pozos, que reflejan uno la silueta del otro, en vorágine de espejos.

Dos personas que han vivido alrededor de sesenta años, se encuentran en la soledad, el miedo, la incertidumbre de una noche sin promesas, una noche común desgarrada por el deseo.

Las motivaciones de los protagonistas son claras y efectivas -en su polarización-, para un tenso desarrollo dramático: miedo, soledad, inseguridad lidian con la necesidad del amor, el apremio de cercanía, delirio por sentir, ejercer la vida.

Tejida en un estilo minuciosamente realista, en el que destellan tonalidades de humor, esta obra atrapa de entrada el interés del espectador: primero queremos descubrir quiénes son los personajes y qué quieren. Al saber lo anterior, es claro que hay fuerzas contrarias que arriesgan la posibilidad de acceder a lo que anhelan.

Los personajes se oponen entre sí, se oponen, también, especialmente, a sí mismos. Son tridimensionales, un coro de voces internas en contrapunto. Parapetados en su variado escudo de máscaras, en su encuentro van rompiendo sus mentiras vitales.

No recurre Ceballos a la complicidad de los personajes con el público. Ellos y nosotros vamos en el vórtice del engaño, desengaño, del continuo juego de un sorpresivo reconocimiento. Y debajo de las palabras, como hervidero de gusanos, uno puede ir imaginando el río de suposiciones, sentimientos, el contexto social que sostiene la congruencia de estas criaturas.

Luz Emilia Aguilar Zinser


Compartir en redes sociales
¿Cree que algún dato de esta ficha fue omitido o es erróneo?
Envíenos su sugerencia mediante el formulario de contacto.