Navegador desactualizado!¡Estás usando un navegador desactualizado!
Su navegador no está actualizado, por lo que podría estar expuesto a amenazas informáticas. Adicionalmente algunas características de este sitio web no serán mostradas. Para obtener la mejor experiencia de navegación le recomendamos actualizar a una nueva versión o elegir otro navegador.
InicioCatálogoLibrosTeatro | Obras¿Quién le teme a Virginia Woolf?
Tamaño del texto
3414 | 812.54 AL328
¿Quién le teme a Virginia Woolf?
Disponible en sala
0

No me gustaMe gusta (Sin votos)
Loading...
¿Quién le teme a Virginia Woolf?
AÑO
1967
PAÍS DE ORIGEN
Buenos Aires, Argentina
EDITORIAL O ENTIDAD EDITORA
Ediciones Nueva Visión
PÁGINAS
134
INCORPORADO AL CATÁLOGO
07.06.2022
CONSULTAS
23

MÁS INFORMACIÓN...

Edward Albee nació en los Estados Unidos el 12 de marzo de 1928. En sus comienzos se dedicó a la poesía y a la novela, géneros que abandonó a los treinta años para consagrarse definitivamente al teatro. Ha escrito seis piezas: “The Zoo Story” (1958); “The Death of Bessie Smith” (1959); “The Sand Box” (1959); “The American Dream” (1960); “Who’s Afraid of Virginia Woolf?” (1961-62) y “Tiny Alice” (1965).

De “¿Quién le teme a Virginia Woolf?” ha dicho la crítica especializada:

“¿Quién le teme a Virginia Woolf?” es el drama más desgarrador que conozco desde “Un largo viaje hacia la noche”, de O’Neill. Sobre la base de cuatro obras cortas y ahora sobre una pieza de mayor aliento, Albee puede ser ubicado sin error ni exageración entre los más importantes autores del teatro contemporáneo (New York Post).

“Es tanta su fuerza y su brillo, así como la perfección técnica demostrada por el autor, que, salvo algunos pasajes de decaimiento, esta tremenda, monstruosa batalla entre marido y mujer a lo largo de una noche de horrores, interesa constantemente al espectador, quien, cualquiera que sea el juicio ético y estético que se forme sobre esta creación, no puede escapar a la sobrecogedora impresión que ella produce” (La Nación).

“No se puede escapar a la hipnótica crueldad con que Albee abofetea al espectador, lo arroja al suelo, lo flagela a puntapiés estratégicos y, cuando ya está abatido, se le sienta sobre el pecho para impedirle respirar” (Primera Plana).

“Tremenda. Tal es el calificativo único e irremplazable que se nos ocurre para definir a esta nueva obra de Albee, que parece escrita con una extraña mezcla de lodo fermentado en un pantano y luminosa pintura de exaltación” (El Clarín).


Compartir en redes sociales
¿Cree que algún dato de esta ficha fue omitido o es erróneo?
Envíenos su sugerencia mediante el formulario de contacto.