Navegador desactualizado!¡Estás usando un navegador desactualizado!
Su navegador no está actualizado, por lo que podría estar expuesto a amenazas informáticas. Adicionalmente algunas características de este sitio web no serán mostradas. Para obtener la mejor experiencia de navegación le recomendamos actualizar a una nueva versión o elegir otro navegador.
InicioCatálogoLibrosAudiovisual | TeoríaLuz, cámara… memoria: una historia social del cine argentino
Tamaño del texto
2234 | 791.430982 F383
Luz, cámara… memoria: una historia social del cine argentino
Disponible en sala
en acceso abierto | Sala Raúl Echegaray
+1 / 1 votos

No me gustaMe gusta
Loading...
Luz, cámara… memoria: una historia social del cine argentino
AÑO
1995
PAÍS DE ORIGEN
Buenos Aires, Argentina
EDITORIAL O ENTIDAD EDITORA
Ediciones Corregidor
PÁGINAS
399
IDIOMA
Español
DONACIÓN
Agustina Bertone
INCORPORADO AL CATÁLOGO
25.03.2022
CONSULTAS
102

MÁS INFORMACIÓN...

“Basta de verso llegó la hora de la poesía”. Una consigna clara para esta sociedad de hoy cuya cultura se suicida. Ya va a venir el día en que esa “bondad rencorosa” que pregonaba César Vallejo, reemplace al optimismo estúpidamente crónico de los dueños del poder. “Luz, cámara… memoria” es un humilde homenaje al cine argentino, a partir de una visión social y política que, básicamente, analiza el fenómeno de los años 60 con hombres que inventaron un país posible hasta que impiadosos y largos bastones comenzaron a modelar esta Argentina del presente. Entre el silencio y la desmemoria no es poco hablar de cine. Reflexionan acerca de esta historia social, críticos, historiadores, sociólogos y escritores. Opinan actores, directores y técnicos. Todos, con diferentes matices, coinciden en la necesidad de crear, con un pasado a cuestas, un presente que duele y un futuro incierto. En este país que vive de nada y muere de todo, es necesario recuperar nuestra cultura. A pesar de todo hay fervor e imaginación, pero el estado debe promover las condiciones para que todo cierre… no sólo la caja. Porque los números salen bien pero la gente está muy mal. Nada de este trabajo hubiese sido posible sin el aporte invalorable de la periodista Blanca Rébori, mujer cabal que compartió este viejo sueño, junto a la entrañable memoria de dos hombres extraordinarios a los que debo está pasión por vivir. Mi padre, el “colorado” Carlos Ferreira y Raimundo Calcagno “Calki”.

Ellos me enseñaron a amar el cine y a sus criaturas, casi siempre desprotegidas. Sombras vanas, sobrevivientes de todos los sueños, invencibles.

Todavía es más importante crear una biblioteca o hacer una película, que salvar a una financiera. Este libro es para los que levantan esa bandera. No son pocos.


Compartir en redes sociales
¿Cree que algún dato de esta ficha fue omitido o es erróneo?
Envíenos su sugerencia mediante el formulario de contacto.