Navegador desactualizado!¡Estás usando un navegador desactualizado!
Su navegador no está actualizado, por lo que podría estar expuesto a amenazas informáticas. Adicionalmente algunas características de este sitio web no serán mostradas. Para obtener la mejor experiencia de navegación le recomendamos actualizar a una nueva versión o elegir otro navegador.
Tamaño del texto
1265 | A862.44 M311 BsAs
Línea de 3. Tata Dios
Disponible en sala
0

No me gustaMe gusta (Sin votos)
Loading...
Línea de 3. Tata Dios
AÑO
2005
PAÍS DE ORIGEN
Tandil, Buenos Aires, Argentina
EDITORIAL O ENTIDAD EDITORA
Programa de Apoyo a la Gestión Pública UNICEN
PÁGINAS
32
INCORPORADO AL CATÁLOGO
16.03.2020
CONSULTAS
36

MÁS INFORMACIÓN...

Línea de 3

Una estructura de unos sesenta centímetros de altura por unos dos metros de lado. Tres empleadas vestidas de gris que diariamente limpian los baños de la gran empresa; ahí han sido asignadas luego de haber ingresado con mayores aspiraciones. María (mujer de Anselmo, piquetera), Judith (antes era mecanógrafa y secretaria) y Edith (se dice “una diosa”, habla con términos futbolísticos). La decadencia y el hambre están presentes en estas tres mujeres que emergen de la estructura en cada una de las once escenas que conforman la obra. La música que acompaña cada rutina de limpieza se va deformando a la vez que un ruido mayor aparece: la presencia de una máquina que amenaza con dejarlas sin trabajo. Casi sobre el final, en una escena en la que sólo se escuchan los ruidos de una manifestación de protesta, María muere asesinada por los represores. Es en la última escena cuando Judith y Edith deciden actuar por primera vez de manera solidaria, en equipo, e incendian todo y a ellas mismas antes de la llegada de la máquina.

Tata Dios

Marcelo Marán ofrece su visión en doce cuadros sobre los hechos sucedidos en Tandil en enero de 1872. En el primer cuadro vemos despertar a Martín Aguirre (abogado de unos cincuenta años) en la misma posición en la que fue encontrado el cuerpo sin vida del Tata Dios. Martín dialoga con los cadáveres de tres a quienes no pudo salvar de la condena.

En el acto II, Martín (un muchacho joven e impetuoso) aparece en lo que parece ser un tribunal de justicia; a partir de allí intentará reclamar justicia para quienes, según él, sindicados como victimarios no han sido más que víctimas. Aguirre solicita la colaboración de los presentes para escenificar su apelación, en una especie de reconstrucción del crimen. Les da un libreto a seguir por cada uno, y es así como serán encarnados, entre otros, Ciriaco Gómez (comandante de las Guardias Nacionales), Francisco (cura, primo de Ciriaco) y Figueroa (juez de paz, cuñado de Ciriaco), representantes del poder de los terratenientes, de la justicia y de la Iglesia.

Con el correr de la dramatización descubrimos que la matanza ha sido planeada generando en los criollos el odio frentre a los extranjeros y utilizando al Tata Dios como una “herramienta”.


Compartir en redes sociales
¿Cree que algún dato de esta ficha fue omitido o es erróneo?
Envíenos su sugerencia mediante el formulario de contacto.