Navegador desactualizado!¡Estás usando un navegador desactualizado!
Su navegador no está actualizado, por lo que podría estar expuesto a amenazas informáticas. Adicionalmente algunas características de este sitio web no serán mostradas. Para obtener la mejor experiencia de navegación le recomendamos actualizar a una nueva versión o elegir otro navegador.
InicioCatálogoLibrosDramaturgias de ProvinciasTeatro | ObrasSignos de humanidad. Hasta que el agua me lleve
Tamaño del texto
1261 | A862.44 G216 BsAs
Signos de humanidad. Hasta que el agua me lleve
Disponible en sala
0

No me gustaMe gusta (Sin votos)
Loading...
Signos de humanidad. Hasta que el agua me lleve
AÑO
2007
PAÍS DE ORIGEN
Tandil, Buenos Aires, Argentina
EDITORIAL O ENTIDAD EDITORA
Programa de Apoyo a la Gestión Pública UNICEN
PÁGINAS
25
INCORPORADO AL CATÁLOGO
16.03.2020
CONSULTAS
17

MÁS INFORMACIÓN...

Signos de humanidad. La hermosa inmensidad que nos rodea

Son un grupo de jóvenes de alrededor de veinte años. Están esperando, sin saber exactamente qué. Cada uno espera algo en particular, algunos el amor, otros la poesía, etc. Mientras esperan, cantan, bailan, recitan y juegan.

Es evidente que se trata de un grupo de amigos que se conocen desde hace mucho tiempo. Sus palabras se ocupan del amor, de la vida, de la amistad, de la tristeza o de la felicidad. También “la Argentina” aparece como tema de su conversación. Encontrar el sentido de las cosas, no es algo sencillo, aún para jóvenes. Es una pieza de puro encuentro, en la que la acción pasa por la dimensión del pensamiento o en todo caso de la reflexión. Una pausa en el hacer. Un diálogo que conduce a ningún lugar y no traerá ninguna certeza.

Hasta que el agua me lleve

Un baño público en una estación de trenes abandonada. Dos mujeres, Dolores y Soledad. Dolores está obsesionada con lo religioso, Soledad, como su nombre, está sola, muy sola. En momentos distintos, ocupando el mismo lugar, dejan brotar sus palabras para decir sus penas. Las dos sufren. De donde sea que vienen, es seguro que están huyendo, escondiéndose. Cuando se encuentran, empiezan a conocerse a partir de un diálogo trivial, aparecen pequeñas historias sentimentales, los miedos y deseos de cada una. Un insecto es capaz de hacer desmayar a Soledad. Entonces Dolores, que la cree muerta, se arrepiente de no haberse presentado verdaderamente, de haberle ocultado cosas. Cierra el baño y tira la llave, quedaron encerradas. Cuando aparece Dulcinea se descubre que Soledad había ocupado su lugar, tal vez para vivir un encuentro aunque no estuviera destinado a ella. Una manera de dejar de estar sola, como cualquier otra.


Compartir en redes sociales
¿Cree que algún dato de esta ficha fue omitido o es erróneo?
Envíenos su sugerencia mediante el formulario de contacto.