Navegador desactualizado!¡Estás usando un navegador desactualizado!
Su navegador no está actualizado, por lo que podría estar expuesto a amenazas informáticas. Adicionalmente algunas características de este sitio web no serán mostradas. Para obtener la mejor experiencia de navegación le recomendamos actualizar a una nueva versión o elegir otro navegador.
Tamaño del texto
9079 | A864.44 So684
Qué quieren las mujeres
Disponible en sala
en acceso abierto | Sala Raúl Echegaray
0

No me gustaMe gusta (Sin votos)
Loading...
Qué quieren las mujeres
AUTOR
Marcela Solá (comp.)
AÑO
2003
PAÍS DE ORIGEN
Buenos Aires, Argentina
EDITORIAL O ENTIDAD EDITORA
Lumen
PÁGINAS
224
IDIOMA
Español
DONACIÓN
Teresita María Victoria Fuentes
INCORPORADO AL CATÁLOGO
07.09.2020
CONSULTAS
30

MÁS INFORMACIÓN...

Hace casi 100 años, Freud preguntó qué quieren las mujeres, y no pudo responderlo, como tampoco tantos otros hombres preocupados por el “enigma femenino”. ¡Qué mejor que, al cabo del tiempo, lo respondan las mujeres! Desde sus distintos camposdel saber, atravesando la mística, la tregedia, el psicoanálisis, la filosofía y la teología, esas hermanas que han sabido divergir y que aquí retoman una misma senda, en manos de mujeres.

Haciendo un recorrido por la historia y clavando como un aguijón el desenfado literario y el humor, tanto la diferencia como a partir de la inclusión, las mujeres aquí convocadas han intentado no sólo responder a la inquietud de Freud, sino traspasar la pregunta, que aparece en el fondo como casi retórica, para abrir un espacio donde, desde las distintas disciplinas, se va dibujando lo inmemorial problemática femenina para trasmutarla en nuevas formas de instalarse en el mundo.

Como espejos secretos, pasan por la páginas Antígona, Hanna Arendt, Sherezade, Margery Kempe, los cuentos de hadas, la lucha de las mujeres por adquirir la libertad sobre su cuerpo, por entrar en el terreno de lo sagrado en un pie de igualdad con los teólogos y, finalmente, su decisión de entrar a formar parte de la polis sin tener que renunciar a todo aquello que las marca como diferentes, y plantarse desde esa diferencia como la mitad equivalente que falta y sin la cual la exuación humana nunca estará completa.


Compartir en redes sociales
¿Cree que algún dato de esta ficha fue omitido o es erróneo?
Envíenos su sugerencia mediante el formulario de contacto.